Vs. Messenger día 1.

18 08 2007

El internet es una herramienta maravillosa que ha permitido que las fronteras desaparescan, que la libre expresión corra a través del mundo y que información esté al alcance de unos cuantos cliks o tecleadas.

Los e-mails han permitido justamente que la comunicación interpersonal sea más continua y que no haya esas enormes pausas de semanas o incluso meses entre réplica y réplica. Las distancias se han acortado.

El messenger, o MSN como yo le llamo, es una herramienta que ha permitido acortar esas pausas entre “lectura y respuesta” al simple tiempo que toma escribir frases, claro a menos que simultáneamente se esté en varias conversaciones, o se esté haciendo tarea o un trabajo paralelamente.

Ayer en una clase una profesora dijo a mi me disculpan pero un buen beso no se puede disfrutar a través de una máquina, y estoy de acuerdo.

Ojo, no estoy aquí anunciando que el MSN es malo o algo similar, al contrario el MSN ha sido y creo que sigue siendo una de las cosas maravillosas que tengo a mi alcance, y que permite que amigos del extranjero con los que viví años de mi vida estén cerca de mí. Este programa me ha permitido incluso forjar nuevas amistades desde gente que no conocía, hasta gente de mi vida diaria.

El estar frente a una computadora en los que todos tus gestos no aparecen y los que sí son completamente conscientes y razonados hace que todo sea más seguro. Es otro nivel de seguridad.

Yo, tengo que admitirlo, tengo un grave problema, me he vuelto adicta a ese nivel de seguridad, a ese programa, al MSN. Meterme a la computadora para “checar mis mails” cuando en realidad lo primero que hago es poner mi contraseña, conectarme en Offline y ver quien está conectado.

Justo así, aprendí una nueva forma de comunicarme, de entrar en contacto con la gente, de estar con la gente. En el MSN la forma de hablar es diferente, se saluda cariñosamente con esos iconitos de vaquitas con pañuelos o bebés pseudo tiernos, se cuentan las cosas con un ritmo particular, las pausas son determinadas por cada “enter” picado, y al despedirse uno, se mandan besos de mil formas diferentes, desde besos o (K), hasta los iconitos en donde pueden haber besos voldaores, besos brillantes u otra vez una vaca besucona.

Esta forma de comunicación se ha vuelto parte de mí y necesaria para ciertas amistades, y en el momento en que la amistad necesita más que de las dos personas para ser, creo que hay un problema. He decidido por lo tanto aprender a volverme independiente de esta herramienta, y voy a intentar estar en desintoxicación durante un periodo de una semana. Mi objetivo para ustedes es narrar las vivencias de esta semana sin MSN.

Vs. MSN





No se necesita mota para encontrarle lo mágico a la vida

22 05 2007

Me sorprendí terriblemente por la cantidad de sustancias que fueron consumidas en los eventos del Ollin Kan. De hecho me entristece un poco; no me mal interpreten, no soy de esas puritanas que no acepta a la gente que se mete cosas, o que los ve feo, o que nunca ha consumido nada porque “está mal”, no para nada. Lo único que sucede es que me entriste cómo tanta gente quiere buscar efectos todos locos, pero químicamente, afectando el sistema desde adentro, y la mayoría de las veces evitando que lo que sucede al rededor entre.

En mi opinión, la magia más bella, no sólo implica la parte de la sensación interna, incluye también al medio en el que ocurrió y lo que lo provocó. Justo de esto hablo cuando mencionó esas sorpresas, como esas llamadas telefonicas equivocadas, pero que acaban en una pequeña conversación, como la sonrisa complice con alguien que no conoces, o bien esas charlas con alguien que quieres pero no tenías planeada para el día. En las sorpresas también se incluyen los logros personales “¡por fin me salieron bien las galletas!”, o laborales… “¡yey, mis bichos siguen vivos!”… Quiero incluir también ahí las canciones que uno escucha en el momento preciso, las imágenes perfectas en el momento exacto, los olores deliciosos o incluso fétidos justo cuando nos toca lo más profundo de nosotros.

De esta forma creo que esas sensaciones, esos placeres, o incluso dolores, y momento incómodos (a veces es rico “disfrutar” un momento de tristeza) son mágicos, porque es casi imposible que la misma conversación, el mismo logro, el mismo olor provoque el mismo efecto, es algo único e invaluable. Al consumir alcohol, mota y demás chunches, claro que hay variaciones en las sensaciones, pero al introducir eso en nuestro cuerpo, ya estamos a la espectativa de una sensación predeterminada, y finalmente poco mágica.

Yo creo que sólo hay que estar atentos a esos momentos, y disfrutarlos.

……….

 

 


Un frais matin d’été
by *Renoux





Analyse du discours de Nicolas Sarkozy

6 05 2007




Sarkozy, “erradiquer la delinquance”

28 04 2007

Franchement je ne sais pas qu’elle introduction je pourrais faire a cette video… c’est juste quelquechose a voir.