No se necesita mota para encontrarle lo mágico a la vida

22 05 2007

Me sorprendí terriblemente por la cantidad de sustancias que fueron consumidas en los eventos del Ollin Kan. De hecho me entristece un poco; no me mal interpreten, no soy de esas puritanas que no acepta a la gente que se mete cosas, o que los ve feo, o que nunca ha consumido nada porque “está mal”, no para nada. Lo único que sucede es que me entriste cómo tanta gente quiere buscar efectos todos locos, pero químicamente, afectando el sistema desde adentro, y la mayoría de las veces evitando que lo que sucede al rededor entre.

En mi opinión, la magia más bella, no sólo implica la parte de la sensación interna, incluye también al medio en el que ocurrió y lo que lo provocó. Justo de esto hablo cuando mencionó esas sorpresas, como esas llamadas telefonicas equivocadas, pero que acaban en una pequeña conversación, como la sonrisa complice con alguien que no conoces, o bien esas charlas con alguien que quieres pero no tenías planeada para el día. En las sorpresas también se incluyen los logros personales “¡por fin me salieron bien las galletas!”, o laborales… “¡yey, mis bichos siguen vivos!”… Quiero incluir también ahí las canciones que uno escucha en el momento preciso, las imágenes perfectas en el momento exacto, los olores deliciosos o incluso fétidos justo cuando nos toca lo más profundo de nosotros.

De esta forma creo que esas sensaciones, esos placeres, o incluso dolores, y momento incómodos (a veces es rico “disfrutar” un momento de tristeza) son mágicos, porque es casi imposible que la misma conversación, el mismo logro, el mismo olor provoque el mismo efecto, es algo único e invaluable. Al consumir alcohol, mota y demás chunches, claro que hay variaciones en las sensaciones, pero al introducir eso en nuestro cuerpo, ya estamos a la espectativa de una sensación predeterminada, y finalmente poco mágica.

Yo creo que sólo hay que estar atentos a esos momentos, y disfrutarlos.

……….

 

 


Un frais matin d’été
by *Renoux

Anuncios

Acciones

Information

One response

23 05 2007
diego

Es un asunto harto delicado, yo opino casi lo mismo, y eso que he probado de todo. Sin embargo no me arrepiento de mis experiencias con las drogas, me han ayudado a entender mejor qué me pasa y quién soy. Pero así como a mí me ayudaron a abrir la cabeza, a otros amigos queridos casi se las cierra para siempre.
Por otro lado, a mí me hartó ser segregado de ciertos círculos de gente “alivianada” por no fumar mota. Esa misma gente que clama que todos somos hermanos y bla bla bla me colgó la etiqueta de “fresa” (que desde entonces porto con orgullo) y me retiró su confianza.
También es verdad que si los inhibidores de la serotonina se tomaran un poco más de tiempo sin tenerlos que engañar me lo pasaría mejor; pero al final nada como disfrutar del funcionamiento dizquenormal de mi cerebro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: